Por qué cuesta buscar ayuda psicológica

¿Por qué problemas como ansiedad o depresión se sufren en silencio? ¿Por qué cuesta admitir ante los demás que no estamos bien? Compartimos los motivos.

MindpyMindpy Autor de Post de Psicología
Mindpy - Web de Psicología

Cuando una persona sufre problemas psicológicos como depresión o ansiedad, normalmente es reacia a admitirlo y sobre todo, a contarlo a sus seres queridos. En general, sufren en silencio por mucho tiempo y sin buscar soluciones. Estos son algunos de los motivos por los que a las personas les cuesta aceptar que no están bien:

El miedo a decepcionar a los demás

Abrirse a familiares y amigos y reconocer que la persona está sufriendo puede parecer una decepción. Supuestamente hay que ser, ante los demás, una persona feliz, fuerte y optimista. Algunas de las frases que rondan en la cabeza de la persona que está mal son: “No me van a comprender”, “Voy a decepcionarles” o “Van a pensar que lo que me pasa es una tontería”.

No querer mostrarnos débiles

En la mayoría de casos preferimos aparentar que somos fuertes a mostrarnos débiles. La debilidad no está muy bien vista pero, paradójicamente, aceptar que uno no está bien, es un signo de fortaleza.

No querer que nadie sufra por uno mismo

En lugar de aceptar lo que está pasando, la persona prefiere callarse y continuar como está. Una de las razones para no reconocer que no está bien es que no quiere que los demás sufran por él.

“Pero recuerda, para estar bien con los demás, primero tienes que estar bien contigo mismo.Si dejas que la situación empeore acabarás haciéndoles daño igualmente”.

Pensar que cualquier cosa es más importante que su bienestar

A menudo se antepone cualquier faceta de la vida al bienestar emocional. Se invierte mucho tiempo y dinero en bienes materiales dejando de lado lo inmaterial, lo que de verdad importa. Al final, lo más valioso en la vida no es la comodidad externa (la riqueza material) sino la comodidad interna (el bienestar emocional), que debería primar sobre cualquier otro y por eso, no deberíamos privarnos de dedicar tiempo y dinero a curar nuestra salud mental.

Creer que no hay solución

Una de las excusas para no poner medidas ante lo que sucede es la de pensar que no hay solución al problema y que la situación no puede cambiar. Tendemos a conformarnos con lo que hay sin pensar que existen soluciones y que hay gente que dedica toda su vida a ayudar a personas con problemas psicológicos y que sí pueden buscar una solución a tu caso, si tú les dejas.

“La ciencia de la Psicología lleva años aplicando soluciones a casos como el tuyo”.

Temas tabú en la sociedad

¿Por qué seguimos en una sociedad en la que cuesta tanto hablar de problemas como la depresión y la ansiedad? A pesar de que 1 de cada 5 españoles sufre depresión todavía es un estigma social y por eso las personas que lo sufren no hablan de sus problemas por miedo a ser tratado de una manera diferente o porque no quieren que los demás tengan una imagen negativa de ellos.

Sentir vergüenza

Este estigma puede suponer un problema para las personas que sufren depresión ya que puede cohibirles de buscar la ayuda de familiares, amigos o profesionales de la salud mental.

A muchas personas les da vergüenza admitir que no pueden solucionar un problema, tanto para los demás como para sí mismos.
Incluso se llega a normalizar la situación con afirmaciones como: “A todo el mundo le pasa, es normal con la situación que tengo” y de esta manera se evita pedir ayuda en las primeras fases del desarrollo del problema en las que sería mucho más fácil y rápido superarlo. En su lugar, se acude a terapia psicológica cuando el problema se agrava y nos impide llevar una vida normal o el sufrimiento es muy acusado.

Creemos que debe haber un cambio de creencias en torno a este tipo de problemas y por eso, pensamos que las organizaciones públicas deben trabajar para reducir el estigma. En el blog de Mindpy sí vamos a tratar de estos temas, sin reservas y con total respeto para que cualquier persona que esté sufriendo se sienta apoyada y sin sentimiento de culpa.


¿Quieres contactar con un PSICÓLOGO? Escribe tu e-mail.